Continua la epidemia

Se eleva el riesgo de expansión del ébola tras extenderse a otra provincia congoleña

Se han detectado en Kivu del norte dos nuevos casos de ébola que no hacen sino agarbar la epidemia, que ha sesgado la vida de 1.913 de los 2.283 congoleños afectados por el virus.

Publicidad

El brote de ébola extendido por República del Congo acumula ya más de 1.900 fallecidos. Además ahora se han detectado nuevos casos en Kivu del Sur. Por lo que, junto con Kivu del Norte e Ituri, ya son tres las ciudades del país africano en las que se han detectado casos de esta enfermedad.

Se han detectado dos nuevos casos. Las afectadas son una madre y una hija que viajaban desde la región de Kivu del Norte donde la epidemia ya estaba extendida. De ahí, que una vez cayeron enfermas las autoridades congoleñas no tardaran en confirmar a través del coordinador general de la respuesta contra el brote de ébola, Jean-Jacques Muyembe, que se trataba de ébola.

Tanto la OMS como la ONU no tardaron en confirmar la noticia "Tan pronto como se dio la alerta anoche, los equipos de respuesta sobre el terreno se mostraron preparados para dar tratamiento, rastrear los contactos y empezar la vacunación", indicó la agencia de la ONU en su cuenta de la red social Twitter.

Tras la muerte de unas afectadas se está haciendo lo posible para salvar la vida de la menor. Organismos internacionales han hecho llegar al país africano muestras del fármaco mAb114 y REGN-EB3, que desde que empezó a utilizarse el pasado noviembre ha demostrado una tasa de supervivencia del 90% si el paciente es tratado en los primeros días de síntomas.

Y aunque los mandatarios congoleños hayan llamado a la calma a la población. Tanto en el Congo como en los países de alrededor se están extremando las medidas para evitar más contagios. De hecho, países como Uganda han decidieron cerrar hace un tiempo sus fronteras con la RD Congo.

Ya son exactamente 1.913 muertes que convierten esta epidemia en la peor de esta enfermedad jamás declarada en el país y en la segunda más grave del mundo, solo superada por la que sufrió África Occidental en 2014-2016, con más de 11.000 fallecidos.

Publicidad