Elecciones en Nicaragua

Elecciones en Nicaragua: opositores encarcelados o exiliados y una votación a la medida de Daniel Ortega

Aproximadamente cuatro millones y medio de nicaragüenses están llamados a las urnas este domingo en unas elecciones marcadas por la mano dura del régimen de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo.

Publicidad

Nicaragua vota este domingo en unas elecciones donde no hay opciones para un cambio político. El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido del presidente Daniel Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, parte como favorito en unas elecciones que los defensores de derechos humanos han calificado de "fraudulentas". Además, la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y diversos países, han mostrado sus reservas sobre la legitimidad de los resultados.

Ortega y Murillo, quienes en varias ocasiones ya se han proclamado ganadores de estos comicios, piden a la comunidad internacional que no se meta en "asuntos internos" de Nicaragua mientras niegan el acceso al país a la prensa internacional. Además, han sustituido la figura del "observador electoral" por la de "acompañantes electorales", un grupo de más de 200 políticos de diferentes países que serían "militantes sandinistas" extranjeros, según el movimiento ciudadano Urnas Abiertas.

Según medios oficiales, unas 280.000 personas formarán parte de la organización de las elecciones en Nicaragua, a las que se suman los 30.000 policías electorales que velarán por la seguridad en los centros de votación y también los 163.877 fiscales.

Sexto mandato para Ortega

De lograr su objetivo en las elecciones, Ortega, quien cumplirá 76 años el próximo día 11, los últimos 42 con un dominio casi absoluto de la política nicaragüense, alcanzaría su cuarto mandato consecutivo y sexto en total, si se incluyen los primeros dos que le permitieron gobernar entre 1979 y 1990.

Con un total de 26 años como jefe de Estado, Ortega es el hombre con más tiempo en el poder, incluso sobre los dictadores Anastasio Somoza Debayle (1956-1963, 1972-1979), y su padre, Anastasio Somoza García (1937-1947, 1950-1956).

Más de 200.000 personas han optado por abandonar Nicaragua en el contexto electoral, según la organización Nicaragüenses en el Exterior (NEEM), cantidad que casi duplica el éxodo de 108.000 registrados entre 2018 y 2020 por la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnudh).

Publicidad