120.00

Publicidad

José Ángel Abad

El supermartes, el termómetro en la carrera demócrata

Batir a Trump es el objetivo último de los demócratas en las elecciones de noviembre, pero antes hay varias citas claves. Una de ellas es el supermartes, que este año es el 3 de marzo y que muchos analistas califican como "la hora de la verdad" para los demócratas. Esta fecha puede suponer el respaldo definitivo para un candidato o el final de las aspiraciones para varios de ellos.

Se llama Supermartes porque es el día más importante en toda la campaña de primarias para elegir al candidato demócrata a presidente.

De una tacada se eligen en 14 estados a 1.344 delegados, más de la tercera parte de los 3.979 que en la convención del partido en Milwaukee en julio decidirán quién se presenta frente a Donald Trump.

Y es el día en que Bernie Sanders, en concreto, puede dar un paso adelante quizá decisivo. Esta es la razón: la mayoría de los votantes demócratas se definen más como moderados que como progresistas, es decir, más de centro izquierda que de izquierda radical. Pero esos moderados están divididos entre varios candidatos de centro.

Bernie Sanders puede dar un paso decisivo

Por el contrario, a la izquierda, Bernie Sanders, aunque solo tiene aproximadamente la tercera parte de los votos del partido, es, gracias a la división del resto, el candidato que más delegados puede acumular, tantos que sea extremadamente difícil que no acabe siendo al final el más votado.

Para ser elegido candidato en la convención del partido no basta con ser el más votado. Hace falta ganar más de la mitad de los delegados, y delegados de distintos candidatos podrían unirse contra Sanders. Pero si su ventaja es sustancial sería moralmente muy difícil para el partido negarle a Sanders la candidatura.

Dos factores de última hora complican el éxito a Bernie Sanders:

Uno es la muy sólida victoria de Joe Biden el fin de semana en las primarias de Carolina del Sur, devolviendo al ex vicepresidente de Obama unas posibilidades que parecía haber perdido –de hecho inicialmente partía como favorito.

El otro, la retirada del joven Pete Buttigieg, que reduce el número de candidatos centristas.

Un factor sorpresa es que nadie sabe cuál sera el efecto de la candidatura del exalcalde de Nueva York, el multimillonario Michael Bloomberg, que se presenta alarmado, dice, por la debilidad de Biden.

Una cosa sí es segura: lo que ocurra en las próximas 24 horas tendrá consecuencia muy sustanciales sobre quién será elegido para enfrentarse a Trump en noviembre.

Publicidad