Miles de turistas de todo el mundo viajan cada vez más hasta Pripiat, la ciudad que hace 33 años fue evacuada por la explosión nuclear más importante de la historia.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, quiere darle una nueva vida a Chernóbil y convertirla en un imán para científicos, historiadores y turistas. El líder del país considera que Chernóbil tiene los suficientes atributos para convertirse en una zona de interés turístico. Fue el escenario de la peor explosión nuclear de la historia y el interés sobre lo ocurrido en 1986 se ha reavivado gracias a una nueva serie.

La radiactividad en la zona sigue siendo muy elevada, pero no impide que miles de interesados visiten el famoso escenario de Chernóbil, que permanece intacto desde lo ocurrido.

La ciudad de Pripiat se ha ido recuperando con los años, incluso varias especies de animales que se creían extinguidas han vuelto a aparecer. El presidente de Ucrania asegura que "Chernóbil es un lugar único en el planeta, donde la naturaleza revive tras un desastre causado por la mano del hombre" y tiene todo lo necesario para ser una gran atracción turística. "Es momento de cambiar lo que hasta ahora era un episodio oscuro", afirma.