EL ANUNCIO CREÓ TENSIÓN ENTRE AMBOS PAÍSES

El portaaviones estadounidense enviado a Corea del Norte navegó en realidad en dirección a Australia

El portaaviones Carl Vinson que Washington anunció que se dirigía a la Península de Corea en realidad abandonó Singapur con rumbo a Australia y no se espera que llegue a aguas del Mar de Japón hasta dentro de una semana.

Publicidad

El grupo de ataque que encabeza el portaaviones Carl Vinson, que Washington dijo hace diez días que se dirigía hacia Corea del Norte, se encontraba este fin de semana aún en las proximidades de Océano Índico, según una foto publicada por la Armada estadounidense.

La instantánea, tomada el 15 de abril, mostraba al Carl Vinson, que va acompañado de un grupo de ataque que incluye dos destructores con misiles guiados, cruzando el estrecho de Sunda, entre las islas indonesias de Java y Sumatra. Esto indica que el portaaviones no se encontraba durante la semana pasada de camino hacia el Mar de Japón (Mar del Este) como habían indicado la Casa Blanca o el propio secretario de Defensa, James Mattis.

Por el contrario, el portaaviones abandonó Singapur el pasado 8 de abril con rumbo sur, no hacia el Pacífico Occidental, como indicó Washington, que sugirió que el movimiento estaba motivado por la necesidad de reafirmar su compromiso con sus aliados asiáticos ante las provocaciones de Corea del Norte.

El transcurrir de los acontecimientos y la ruta seguida por el portaaviones hace prever que el Carl Vinson no llegue hasta aguas del Mar de Japón hasta dentro de una semana. El pasado fin de semana el régimen de Pyongyang hizo provocación al ensayar sin éxito el lanzamiento de un misil balístico.

Las explicaciones de la Casa Blanca

Estados Unidos atribuyó a un malentendido el anuncio de que un portaaviones de propulsión nuclear y su grupo de ataque se dirigían a la Península de Corea hace dos semanas. "El hecho es que sí está de camino a la Península de Corea y eventualmente llegará", aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, que restó importancia al hecho de que se alimentara la idea de que el portaaviones había abandonado Singapur hace diez días con rumbo norte, cuando en realidad se dirigió al océano Índico, a miles de kilómetros de distancia.

Publicidad