121.007000

Publicidad

Coronavirus

El plan de ayuda de Bruselas para España, pendiente del visto bueno de los países del norte y del este

El plan que ayudará a España a recuperar el aliento económico tras la crisis del coronavirus, va a necesitar la luz verde tanto de la Comisión Europea como del resto de países.

En resumen

  • La CE se ha esforzado en dejar claro que estas ayudas no se van a parecer a los rescates de otros años
  • El plan todavía necesita el visto bueno de los 'halcones del euro' (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca)

Ford, Alcoa y Nissan son tres ejemplos de los serios problemas que tiene el sector industrial en España y no todos se han provocado únicamente por el coronavirus, pero la crisis sanitaria ha acelerado el proceso. Ahora se espera que el dinero de Bruselas nos ayude a recuperar el aliento económico, una asistencia que llegará pero no será gratis.

Se va a necesitar a cambio un programa de reformas ambicioso que va a tener que estar en línea con las prioridades que marca Bruselas y va a necesitar la luz verde tanto de la Comisión Europea como del resto de países. La CE se ha esforzado en dejar claro que estas ayudas no se van a parecer a los rescates de años atrás y que serán los gobiernos de los países los que tendrán que enviar su propio plan de reformas.

La Comisión Europea vigilará que las reformas prometidas se aplican y si se comprueba que no se está cumpliendo, en cualquier momento, se podría cortar el 'grifo' del dinero. "No se trata de imponer condiciones, ni de que Bruselas se entrometa, este proceso será voluntario", decía el comisario.

El plan todavía necesita el visto bueno de los 'halcones del euro' (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca), que para muchos, mandan demasiado para el peso que tienen, ya que no superan el 15% del PIB europeo. En frente, el bloque las cuatro grandes economías (Alemania, Francia, España e Italia) representan el 70% de la Unión Europea.

El otro gran obstáculo, son los países del este, ya que entre los 5 estados más beneficiados, no figura ninguno de ellos. Se quejan de que España e Italia, los más favorecidos, tienen una renta per capita mucho más elevada. Exigen, una mayor parte del pastel.

Publicidad