Publicidad

Kim Kardashian

El ladrón que robó a Kim Kardashian publica un libro contando los detalles: "Lo que nosotros buscábamos era un diamante"

Cinco años después, uno de los autores del robo a Kim Kardashian publica un libro sobre el suceso. Está valorado como el robo del siglo, tras robar joyas por valor de 9 millones de euros.

Kim Kardashian sufrió un robo en el año 2016, durante la semana de la Moda de París. Se considera el golpe del siglo, ya que el robo está valorado en nueve millones de euros. Uno de sus autores, Yunice Abbas, acaba de publicar un libro con su versión del suceso.

'Yo secuestré a Kim Kardashian', se titula el libro. En él Abbas asume los hechos y se felicita de que sucediera "bien y rápido". "Ni siquiera tardamos diez minutos", afirma.

Yunice Abbas tiene 67 años, dos hijos y tres nietos. No conocía a la víctima en aquel momento. Solo sabía que era una mujer famosa. Sin embargo, cuando fue consciente de a quién había robado, se arrepintió. "Pido perdón, lo siento pero no puedo hacer más", dice.

Se encuentra en libertad condicional por problemas de salud y a la espera de juicio. Puede ser condenado entre 5 y 12 años de cárcel por el robo. Es el mayor sufrido en Francia en los últimos 20 años.

"Lo que nosotros buscábamos era un diamante", explica. Iban a por un solo diamante y se encontraron un tesoro valorado en nueve millones de euros.

Así fue el robo de Kim Kardashian

La 'banda de los yayos', llamada así porque sus integrantes tenían entre 60 y 72 años, fue quienes robaron las joyas. Kim Kardashian se encontraba en el apartamento alquilado con su secretaria para asistir a la Fashion Week.

Vestidos de policía, entraron en el apartamento. Ataron a Kim Kardashian y la metieron en la bañera, antes de huir. Explica que les dio tiempo a coger las joyas y a huir. Abbas huyó en bicicleta para no levantar sospechas. Tiró el móvil de Kim Kardashian al Sena, cuando todavía no sabía quién era su víctima.

Yunice Abbas fue traicionado por los restos de ADN que quedaron en una cuerda del robo, a pesar de utilizar guantes.

Publicidad