120.00

Publicidad

Estados Unidos

El huracán Sally toca tierra en Alabama y se temen inundaciones históricas

El huracán Sally toca tierra en Alabama y ya amenaza a varios estados de USA. Aunque ha bajado su fuerza las autoridades temen los cortes de electricidad y las inundaciones.

Los vientos del huracán Sally se redujeron rápidamente tras tocar tierra en Gulf Shores (Alabama) y van a seguir debilitándose mientras avanza tierra adentro por zonas de ese estado y Florida, pero los riesgos que conlleva, como las inundaciones, se mantienen.

En un nuevo boletín, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos informó de que Sally, que tocó tierra con vientos de casi 105 millas por hora (165 km/h), presenta ahora vientos máximos sostenidos de 80 millas por hora (139 km/h), de categoría 1. La velocidad de traslación se ha hecho más rápida y Sally se mueve ahora a 5 millas por hora (7 km/h) en dirección nornoreste.

Sin electricidad

En el patrón de trayectoria del NHC, el centro de Sally cruzará el sureste de Alabama y el extremo noroccidental de Florida todavía como huracán y pasará degradado a tormenta tropical sobre la parte central de Georgia para terminar como depresión en la costa de las Carolinas. Sally es el primer huracán que toca tierra en ese estado sureño desde 2004. Las primeras informaciones desde la zona indican que estuvo lloviendo toda la noche y el viento derribó árboles e hizo caer cornisas y otros elementos de los edificios, pero no se ha sabido de víctimas por ahora. Los cortes del suministro eléctrico se iniciaron antes del impacto y, según el portal PowerOutage.com, hay más de 217.000 clientes en Florida, más de 275.000 en Alabama y unos 9.700 en Mississippi afectados. Desde antes de que Sally tocara tierra, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. señaló que se estaban desarrollando "inundaciones repentinas y catastróficas" desde el oeste de Tallahasse, capital de Florida, hasta la bahía de Mobile, en Alabama. Medios locales muestran vídeos de ciudades como Orange Beach, en Alabama, con las calles totalmente inundadas.

Publicidad