El pop coreano K-pop se ha convertido en una subcultura en Corea del Sur, algo que preocupa a las autoridades del país.

Los grupos, a los que pertenecen hombres y mujeres, visten igual, tienen el mismo peinado y bailan de la misma manera. Van a la moda y su música va dirigida a los más jóvenes.

 

El Ministerio de Igualdad de Género y Familia denunciaron que los artistas, que promueven este género musical, fomentan el estereotipo de personas delgadas que se parecía mucho entre sí.

Otra de las críticas que lanzaba el Ejecutivo, es el de las cirugías estéticas para lograr un canon de belleza que ha sido normalizada en Corea del Sur.