Los ministros abordaron la situación en Grecia, después de que los acreedores del país y la Comisión Europea haya advertido de que las medidas sociales y fiscales adoptadas por el ejecutivo saliente de Alexis Tsipras en los meses previos a las elecciones hacen temer que no se cumplan los objetivos fiscales y de reformas acordados tras el rescate griego. El debate llega apenas 24 horas tras los comicios, con lo que el Eurogrupo ha subrayado que habrá que esperar a conocer en otoño el programa del nuevo gobierno, cuyo líder ha prometido renegociar el objetivo de mantener un superávit primario -excluye el servicio de la deuda- del 3,5 % anual del PIB hasta 2020, y del 2 % hasta 2060 fijado ahora. En este contexto, Centeno recomendó al nuevo Ejecutivo "seguir manteniendo los compromisos... Si los rompemos, la credibilidad es la primera en caer y esto provoca una falta de confianza, inversión y, al final, de crecimiento".

ESPAÑA

Los titulares económicos de los Diecinueve abordaron además brevemente el último informe de la Comisión y el Banco Central Europeo sobre la supervisión del rescate a España. Este destaca que el sector bancario español goza de estabilidad, liquidez y rentabilidad, pero está algo peor que otros europeos en términos de capital. "El informe es positivo y la perspectiva económica de España sigue siendo fuerte (...) Animamos a las autoridades a seguir construyendo colchones fiscales y a reducir la deuda pública", dijo Centeno.

ITALIA

También afirmó tras el encuentro que los ministros valoraron que las negociaciones entre la Comisión y el Gobierno italiano hayan permitido evitar un procedimiento, y subrayó que hay un "gran consenso" entre los socios europeos sobre la "dificultad" de adoptar compromisos como los asumidos por Roma. La semana pasada la Comisión Europea decidió no abrir un procedimiento de déficit excesivo contra Italia, que en última instancia podría conllevar una multa de unos 3.500 millones de euros, pese a que a principios de junio lo consideró justificado por no haber reducido lo suficiente la deuda, que supera el 132 % del PIB.