Publicidad

Mario Draghi

El economista Mario Draghi toma las riendas de Italia como primer ministro para sanar la crisis de la pandemia

Italia ha estrenado este sábado gobierno con la jura de Mario Draghi como primer ministro y el resto de su equipo, en un acto que ha estado marcado por las restricciones para evitar contagios de coronavirus.

El economista Mario Draghi ha jurado este sábado su cargo como primer ministro de Italia como primer ministro con la tarea de gestionar la peor crisis que se recuerda a causa de la pandemia, valiéndose de un "gobierno de unidad" apoyado por prácticamente todos los partidos.

El expresidente del Banco Central Europeo (BCE) juró ante el jefe del Estado, Sergio Mattarella, en una ceremonia en el romano Palacio del Quirinale marcada por las medidas de seguridad contra el coronavirus como la mascarilla, la distancia y la ausencia de acompañantes. Acto seguido lo hicieron sus veintitrés ministros, de ellos ocho mujeres y predominantemente llegados del rico norte.

Su equipo está formado por ocho reputados técnicos en plazas clave como Economía o la nueva cartera de Transición Ecológica y quince políticos. Draghi sucederá a Giuseppe Conte, que dimitió el pasado 26 de enero, y contará con el apoyo casi unánime de los partidos, excepto de la ultraderechista Hermanos de Italia de Giorgia Meloni, de ahora en adelante su única oposición.

La ceremonia en el Salón de las Fiestas del Quirinale mostró un nuevo clima, menos tenso, en la política italiana. En apenas una semana Draghi ha logrado apaciguar los ánimos entre unos partidos fuertemente enfrentados a la mitad de la legislatura y que han acabado arrimando el hombro en estos momentos de apuros. Así, contará con el respaldo de casi todo el hemiciclo: el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), las izquierdas del Partido Demócrata (PD) y Libres e Iguales (LeU), la centrista Italia Viva (IV), la conservadora Forza Italia (FI) y la ultraderechista Liga. Precisamente una de las tareas del economista será mantener la paz entre sus filas políticas, que podrían enzarzarse en sus habituales pugnas.

Y quizá por eso, para evitar encontronazos, no ha incluido en su gabinete a los líderes de dichas formaciones. Ese ambiente de rara calma pudo apreciarse en el Quirinale, donde antes del juramento charlaban miembros de partidos contrapuestos. Como Luigi Di Maio, ministro de Exteriores y del M5S, dialogando con el nuevo titular de Desarrollo Económico, Giancarlo Giorgetti, de la Liga, dos fuerzas que gobernaron juntos hasta que Matteo Salvini hizo saltar por los aires la coalición en el verano de 2018.

Publicidad