DEBIDO A LOS CONTINUOS BOMBARDEOS

El Consejo de Seguridad de la ONU intentará activar una tregua en Siria para que reciban ayuda humanitaria

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas.

Publicidad

El Consejo de Seguridad de la ONU votará esta semana, previsiblemente este jueves, una propuesta de resolución para decretar una tregua de 30 días en Siria, después de que sus promotores diesen hoy el último paso previo. Kuwait y Suecia, responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, dieron hoy por cerrado el texto y solicitaron una votación "tan pronto como sea posible", dijeron fuentes diplomáticas.

Lo más probable, según esas fuentes, es que el voto sea este jueves, aunque por ahora no se había incluido en la agenda oficial. Si la votación no se celebra mañana, debería tener lugar el viernes, según los plazos habituales con los que trabaja el Consejo de Seguridad.

El texto, que se negocia desde hace días, busca un cese de las hostilidades en toda Siria durante un mes y establece que, 48 horas después de su inicio, se permita el acceso semanal de convoyes humanitarios de la ONU a áreas necesitadas. Dos días después, se deberían facilitar evacuaciones médicas de zonas a las que Naciones Unidas no tiene acceso.

Además, el borrador reclama el levantamiento de los asedios sobre varias áreas, incluido el enclave rebelde de Guta Oriental, en las afueras de Damasco, que es objeto de una dura ofensiva gubernamental.

Rusia, al menos en un primer momento, se mostró contraria a esta iniciativa al considerar que era poco realista y que los "terroristas" a los que combate el régimen de Damasco no van a respetar una tregua. Moscú, el principal aliado del Gobierno sirio en la ONU, tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.

Sin esperar a la votación de la resolución, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió una "suspensión inmediata" de las hostilidades en Guta Oriental ante la "tragedia humana" que se está viviendo. "Estoy profundamente entristecido por el sufrimiento de la población civil en Guta Oriental. 400.000 personas viven en el infierno en la Tierra", dijo Guterres al Consejo de Seguridad.

Las potencias occidentales también han pedido que se detengan los combates en esa zona, después de las numerosas bajas documentadas durante los últimos días. Rusia, mientras tanto, pidió hoy que el Consejo celebre una sesión a puerta abierta para discutir la situación en Guta Oriental este jueves. "Creo que esto es necesario, teniendo en cuenta las preocupaciones que hemos escuchado hoy, y para que todas las partes puedan presentar su visión y compresión de esta situación y proponer soluciones", dijo el embajador ruso, Vasili Nebenzia, a sus homólogos.

Publicidad