El Gobierno de EEUU reafirmó su alianza con Irak pese a haber ordenado la evacuación del personal no esencial de su embajada en ese país y de su consulado en Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí (norte), en plena escalada de tensión con Irán. "Seguimos comprometidos con nuestra alianza con los iraquíes para promover nuestros intereses mutuos", dijo un portavoz del Departamento de Estado.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, tomó la decisión de evacuar al personal diplomático no esencial debido a la "creciente corriente de amenazas que se está viendo en Irak", detalló la citada fuente, que no precisó si esas amenazas para los estadounidenses provienen de Irán, vecino de Irak.

El pasado 7 de mayo, Pompeo viajó a la capital iraquí por sorpresa y conversó con las autoridades locales sobre su capacidad para proteger a los ciudadanos estadounidenses. "Nuestra principal prioridad es garantizar la seguridad del personal del Gobierno de EEUU, de los ciudadanos estadounidenses y salvaguardar también la seguridad de nuestras instalaciones", subrayó el portavoz del Departamento de Estado.

La evacuación de parte del personal diplomático se produce en pleno aumento de tensión entre Washington e Irán, país vecino a Irak y con gran influencia en Bagdad. En la última semana, EE.UU. envió al golfo Pérsico el buque de asalto anfibio "Arlington", el portaaviones "Abraham Lincoln", misiles "Patriot" y cazabombarderos, tras denunciar que había detectado "indicios" de planes ofensivos iraníes contra sus fuerzas en Oriente Medio.