Will Smith y Jada Pinkett

La dura confesión de Jada Pinkett sobre su matrimonio con Will Smith: "Nunca quise casarme"

Tras el escándalo de los Oscar, reaparecen unas declaraciones de Jada Pinkett Smith, pareja actual de Will Smith, confesando que "realmente no quería casarse con él" y se sintió obligada a hacerlo.

El actor Will Smith y su mujer, Jada Pinkett Smith

El actor Will Smith y su mujer, Jada Pinkett Smith Getty Images

Publicidad

La inesperada y violenta reacción de Will Smith en la gala de los Oscar tras escuchar un chiste de Chris Rock sobre el aspecto físico de su mujer, Jada Pinkett, sigue acaparando la atención internacional.

Ahora, vuelven a estar de actualidad unas declaraciones de la esposa de Will Smith realizadas 4 años. "Estaba bajo tanta presión, ya sabes, siendo una actriz joven, embarazada y no sabía qué hacer", declaró Pinkett Smith , de 50 años, en un fragmento de su serie de Facebook "Red Table Talk". "Nunca quise casarme".

La actriz de 'Matrix', ahora en muchas tertulias y debates debido al conflicto entre Chris Rock y Will Smith en los Oscar y la decisión de la Academia el viernes de sancionar al actor, admitió haber "llorado por el maldito pasillo" antes de casarse con Will Smith.

Fue durante un episodio del programa de Facebook Watch, Red Table Talk, emitido el 22 de octubre de 2018, cuando la actriz, junto a Will Smith, su hija Willow y su madre Adrienne Banfield-Jones, explicó sus sensaciones justo antes de la ceremonia. “Estaba bajo mucha presión, siendo una joven actriz y estando embarazada“, confesó la actriz.

Bajo la misma, la también cantante explicó que "no sabía qué hacer" pero lo único que sabía "era que nunca quería estar casada". Will Smith, por su parte, hizo una importante revelación que involucra directamente a su suegra: "Sólo nos casamos porque Gammy estaba llorando".

Una horrible boda

La madre de Jada Pinkett-Smith, por su parte, aseguraba que dadas las circunstancias en las que se encontraba la pareja era apropiado casarse, aunque reconoció que no supo respetar los deseos de su hija. Además, aclaró que en aquel momento no supo ver que el problema era más profundo que hacer una boda: "Recuerdo el rechazo a la idea de una boda pero no de un matrimonio".

Para ella, la boda fue "horrible" y no le quedó más remedio que casarse obligada en la Nochevieja de 1997, en el castillo Cloisters de Baltimore. Incluso Banfield-Jones reconoció que fue un mal día: "Jada estaba enferma, era muy desagradable. Cuando estaba enferma no cooperaba".

Por si fuera poco, tampoco le fascinó la idea de estar embarazada, siendo esta razón, el gran motor por los que se vio enfrentada a tomar la decisión de formalizar con el matrimonio su relación. "Me pasé toda la noche llorando porque sabía que mi vida nunca iba a ser la misma", indicó la actriz.

Publicidad