Publicidad

Estados Unidos

El drama migratorio de Wilton y otros 20.000 menores no acompañados que cruzaron la frontera de Estados Unidos

La mayor ola de inmigración en 15 años ha obligado a Joe Biden a llegar a un acuerdo con México, Guatemala y Honduras por el que se comprometen a controlar el flujo migratorio con sus propias tropas.

-Qué tal está mi niño, ¿estás estudiando?

-Sí, estoy estudiando. Me pusieron 5 vacunas en un brazo y 4 en el otro

-Eso es bueno, es para que no te enfermes.

Al teléfono estaba Wilton, el niño de diez años al que un agente de inmigración encontró abandonado en un desierto de Texas, Estados Unidos. Wilton espera en un albergue de menores no acompañados a que Nicaragua proceda a su repatriación. Su madre, que inició el viaje con él, continúa desaparecida.

El tío del pequeño Wilton trata de animarle por teléfono: "¿Quieres salir de allí y estar conmigo ya?". Fue él quien pagó un rescate de 5.000 euros al cártel que abandonó al niño en Texas. No tenía dinero para el rescate de su madre y ella continúa secuestrada: "Es una gran mujer que lucho hasta las ultimas consecuencias", dice el tío de Wilton.

Su país de origen, Nicaragua, ha iniciado las gestiones para repatriar a Wilton, pero mientras tanto espera en un albergue para menores no acompañados, igual que 20.000 niños que cruzaron la frontera en el mes de marzo.

Acuerdo para reforzar la frontera

Los adultos son deportados inmediatamente y solo de vuelta en México les hacen una prueba covid. La mayor ola de inmigración en 15 años ha obligado a la gobierno de Biden a mover ficha acaba de llegar a un acuerdo con México, Guatemala y Honduras por el que se comprometen a controlar el flujo migratorio con sus propias tropas.

La Casa Blanca quiere hacer más difícil el camino para evitar que los traficantes se aprovechen de los menores y de sus familias migrantes.

Publicidad