Un nuevo suceso vuelve a encoger el corazón de los mexicano. La violencia esta vez, con la que se perpetró el crimen, ha conmocionado a la Policía de México. Los hechos tuvieron lugar en la ciudad de Tampico, donde dos mujeres acabaron con la vida de su hermana, Nataly Martínez Rivera, el pasado 3 de agosto.

Según relatan fuentes policiales, las dos mujeres, Marina y Verónica, son las principales sospechosas de acabar con la vida de su hermana, de 28 años y madre de tres hijos.

El pasado 3 de agosto Marina y Verónica acudieron a casa de Nataly acompañadas por el novio de una de ellas. Lo que en un primer momento iba a ser un acto de reconciliación por parte de Marina y Verónica, que pretendían disculparse con su hermana; acabó convirtiéndose en un macabro asesinato. Fuentes extraoficiales en Tamaulipas informaron de que la muerte de Nataly fue un delito pasional por el amor de un hombre.

Según el informe policial, las dos hermanas golpearon a Nataly con una barra en la cabeza, provocándole la fractura del cráneo. Luego, abusaron sexualmente de ella y la acuchillaron.

 

A los agentes les sorprende la frialdad con la que actuaron tanto Marina como Verónica, que grabaron la secuencia y lo enviaron a través de Whatsapp a un grupo familiar.

El juez ha dictado prisión preventiva solamente para Marina hasta que dure el proceso judicial. Sin embargo, Verónica y su novio, cómplice de los hechos, continúan en libertad.