Irlanda condena a prisión a dos jóvenes que se convertirán en los más pequeños en pisar una prisión por el asesinato de una adolescente de 14 años.

Ana Kriégel, una niña de catorce años, murió a manos de dos jóvenes de 14 años. Los hechos sucedieron en mayo de 2018 cuando, el chico B, llamado así en el juicio para preservar su intimidad, convenció a Ana para que fuera con él a una casa abandonada en Lucan (Dublin) donde la esperaba su amigo, el chico A, del que estaba enamorada.

El Chico A la esperaba allí con una careta de zombie casera, guantes negros, espinilleras, rodilleras y un palo. Cuando ella llegó, la agredió sexualmente y la asesinó, mientras su compañero miraba.

Tres días después localizaron el cadáver de la menor desnudo y con una cinta alrededor del cuello.Los restos de sangre de Ana Kriégel fueron encontrados en la careta, los guantes y las rodilleras, que el Chico A guardaba en su mochila, según informa 'The Irish Times'. Los menores se declararon inocentes pero un amigo de ambos aseguró que ellos dos habían estado con la chica.

Un año después, El Chico A fue condenado por asesinato y agresión sexual, mientras que el Chico B lo fue por asesinato, después de comprobar que ellos fueron quienes asesinaron a la menor.