106.005000

Publicidad

Manifestaciones EE.UU

Donald Trump advierte a la ciudad de Seattle: "Las tropas de la Guardia Nacional deben entrar"

Tras varios días de enfrentamientos violentos con manifestantes, la policía de Seattle se ha retirado y Trump ha advertido a la alcaldesa de que si "no recupera la ciudad ahora, lo haré yo".

En Seattle, después de días de enfrentamientos violentos con manifestantes, la policía se ha retirado y esto ha enojado al presidente Donald Trump quien ha advertido que está dispuesto a que "entren las tropas de la Guardia Nacional" si la alcaldesa de la ciudad no toma cartas en el asunto: “Recuperen su ciudad ahora. Si ustedes no lo hacen, yo lo haré yo".

Los manifestantes que piden reforma policial han conseguido que la policía abandone una comisaría e incluso una zona de la ciudad se ha declarado “autónoma”. Como está en paz, gobernador y alcaldesa por ahora no intervienen.

En Minneápolis, se piensa ya en un proyecto de ley que prohíba en el futuro técnicas de detención como la inmovilización con la rodilla en el cuello, que se empleó contra George Floyd.

Trump: "No vamos a tener ningún progreso acusando de racistas a millones de americanos"

La unidad aerotransportada de élite americana está en una base llamada Fort Bragg en honor a un general del ejército confederado a favor de la esclavitud en la guerra civil. Hay una docena de casos.

“Se tienen que cambiar” pide la demócrata Nancy Pelosi y hasta los republicanos en el Congreso lo defienden. Y el ejército, pero no Trump.

La popular carrera de coches de Nascar prohibirá las hasta ahora habituales banderas confederadas de los estados esclavistas. Es otra muestra de cambio de sensibilidad.

Donald Trump, sin embargo, entiende que está ocurriendo otra cosa:"No vamos a tener ningún progreso ni cicatrizar ninguna herida acusando falsamente de racistas a millones de americanos decentes.”

Los militares se desmarcan del Presidente

Unos cambios en la legislación a los que Donald Trump se opone. Sus declaraciones de los últimos días han llevado a altos mandos militares a desmarcarse del presidente. Es un revés importante, al que hoy se suma un nuevo golpe: el de su ex asesor de seguridad nacional.

John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Donald Trump, acusa en un libro al presidente de Estados Unidos de tomar decisiones con el único objetivo de lograr su "reelección" y que podría haber sido sometido a juicio político por varios temas de política exterior, anunció este viernes su editor.

"Me cuesta encontrar una sola decisión importante de Trump, mientras yo estuve en funciones, que no haya estado guiada por un cálculo en función de su reelección", escribió Bolton en sus memorias, que aparecerán el 23 de junio.

"Buenas relaciones con las Fuerzas Armadas"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió que tiene "buenas relaciones" con las Fuerzas Armadas tras los gestos de las últimas semanas de responsables y exresponsables del Pentágono que se han distanciado de sus decisiones durante las protestas raciales.

"Tengo una buena relación con las Fuerzas Armadas. He reconstruido nuestras Fuerzas Armadas. He gastado 2,5 billones de dólares que nadie gastó", dijo Trump en una entrevista difundida este viernes en Fox News, que fue grabada el jueves durante su visita a Dallas.

El presidente fue preguntado sobre si pensaba que era significativo el "rechazo" expresado por el jefe del Estado Mayor de EE.UU., el general Mark Milley, y el secretario de Defensa, Mark Esper, sobre la foto que se hizo con una Biblia en la iglesia de Saint John, cerca de la Casa Blanca.

"No, no, es decir, si es así como se sienten, creo que está bien", señaló Trump antes de hablar sobre sus "buenas relaciones" con el estamento castrense.

"Un presidente de ley y orden"

Durante la entrevista, Trump fue también interrogado por su visión de lo que es ser "un presidente de la ley y el orden".

"Bueno, vamos a hacer muchas cosas, cosas buenas, pero también tenemos que mantener una policía y fuerzas de seguridad fuertes", indicó.

Los efectivos del orden "tienen que hacerlo bien, tienen que ser entrenados de forma correcta, tienen que hacerlo bien. De nuevo, lo triste es que son muy profesionales", indicó Trump, que durante las protestas raciales ha defendido la actuación de la policía.

En pleno fragor de las protestas y disturbios, James Mattis, que fue el primer secretario de Defensa del Gobierno de Trump, acusó al mandatario de "intentar dividir" el país y de abusar de su autoridad al "militarizar la respuesta a las protestas" por la violencia policial contra los negros, en un comunicado publicado en la revista "The Atlantic".

"Donald Trump es el primer presidente que he visto durante mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense y ni siquiera finge hacerlo. En cambio, intenta dividirnos. Estamos presenciando las consecuencias de tres años sin un liderazgo maduro", escribió Mattis.

A pesar de todo, Trump parece seguro y cree que sus votantes no le abandonarán.



Publicidad