El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió la posibilidad de retirar las credenciales de la Casa Blanca a los medios de comunicación que él considera que están informando negativamente sobre su Administración, y aseguró que las "noticias falsas" están "trabajando horas extras" contra él. "¿Por qué trabajamos tan duro para trabajar con los medios cuando están corruptos? ¿Retiramos credenciales?", escribió el mandatario a través de su cuenta de la red social Twitter.

Se trata del último ataque del multimillonario a los medios de comunicación, a quienes acusa, desde que apenas era candidato presidencial, de manipular las informaciones contra él. La presidenta de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA, en inglés), Margaret Talev, aseguró en un comunicado posterior que el hecho de que "al presidente no le guste la cobertura de los medios, eso no la convierte en falsa".

"Una prensa libre debe poder informar sobre lo bueno, lo malo, lo trascendental y lo mundano, sin temor ni favores. Y un presidente que evite que una prensa libre e independiente cubra el funcionamiento de nuestra república sería un asalto desmedido a la Primera Enmienda" de la Constitución, aseguró Talev. Trump había sido muy crítico con la prensa, e incluso planteó modificar el protocolo de las ruedas de prensa diarias del portavoz de la Casa Blanca, pero nunca antes había insinuado retirar las credenciales a la prensa.

En su mensaje por Twitter, además, Trump hizo alusión a un estudio que halló que el 91 % de las historias publicadas en las cadenas de televisión sobre él son negativas. Poco después, los presentadores de su programa favorito, "Fox & Friends", de la cadena Fox News, discutieron el estudio realizado por el Centro de Estudios Mediáticos, basado en las emisiones de los programas nocturnos de las cadenas ABC, CBS y NBC entre enero y abril.