CRÍTICAS CONTRA EL PRESIDENTE DE EEUU

Theresa May tacha de "equivocado" el veto migratorio de Trump y considera que "provoca división"

El veto migratorio de Trump ha alimentado las críticas en Reino Unido contra la visita del presidente de Estados Unidos. La primera ministra británica asegura se trata de una política que su país no adoptaría porque "provoca división".

Theresa May

Publicidad

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha tachado de "equivocado" el decreto aprobado en enero por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y que veta la entrada de personas de siete países de mayoría musulmana, además de paralizar el programa de acogida de refugiados.

"Pensamos que está equivocado, que provoca división", ha afirmado May al ser preguntada sobre el polémico decreto en rueda de prensa. "No es una política que adoptaría Reino Unido", ha añadido.

"No es una política que adoptaría Reino Unido"

La orden firmada por Trump el 27 de enero -paralizada por orden judicial- ha alimentado las críticas en Reino Unido contra la visita de Estado que realizará este año el mandatario estadounidense y que incluirá actos con la reina Isabel II.

La Cámara de los Comunes debatirá el 20 de febrero una petición ciudadana que llama a cancelar la invitación, mientras que el presidente de este órgano parlamentario ya ha advertido de que se opondrá a que Trump pronuncie un discurso ante los diputados.

Brexit

La polémica sobre la visita de Trump ha coincidido con el debate abierto en Reino Unido por el proceso de 'Brexit', que May espera iniciar antes de que concluya el mes de mayo. La 'premier' ha insistido este jueves en que trabajará para cerrar "el mejor acuerdo posible" con Bruselas.

El Gobierno escocés ha planteado la posibilidad de convocar un segundo referéndum independentista por su disconformidad con la salida de Reino Unido de la UE, pero desde Londres se ha descartado este nuevo intento apelado a la plena validez de la consulta de 2014. "El pueblo escocés determinó entonces que querían que Escocia siguiese formando parte de Reino Unido. El (Partido Nacional Escocés) dijo que era una votación para toda una generación", ha recordado la primera ministra británica.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, también ha señalado que "no hay ninguna necesidad de un segundo referéndum" y ha citado como "prioridades" de Escocia la lucha contra el desempleo, la mejora del sistema educativo y la resolución de los problemas del sistema sanitario.

Publicidad