POR LOS ENSAYOS NUCLEARES

EEUU impone sanciones económicas contra Irán por sus pruebas de misiles y Teherán responde con restricciones sobre individuos y entidades

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca advierte de que "los días de cerrar los ojos han terminado" porque "el continuado apoyo de Irán al terrorismo y desarrollo de su programa de misiles balísticos supone una amenaza a la región".

Donald Trump

Publicidad

El Gobierno de Irán ha anunciado que impondrá restricciones a individuos y entidades de Estados Unidos por ayudar a "grupos terroristas regionales", en represalia por las sanciones adoptadas horas antes por la Administración de Donald Trump.

Teherán ha denunciado que estas nuevas sanciones representan una violación de los compromisos adquiridos por Estados Unidos en el marco del acuerdo nuclear, así como de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que blinda dicho pacto.

"En represalia por las sanciones de Estados Unidos, Irán impondrá restricciones legales de varios individuos y entidades norteamericanos que están implicados en ayudar y financiar grupos terroristas regionales", según un comunicado del Ministerio de Exteriores citado por la televisión estatal.

El Gobierno de Estados Unidos ha sancionado este viernes a 12 individuos y 13 entidades iraníes en respuesta al reciente ensayo de un misil balístico, tal como venía amenazando Trump en los últimos días. El mandatario advirtió a la República Islámica de que "está jugando con fuego" si creen que pueden subestimarle.

Punto de inflexión

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Michael Flynn, ha subrayado en un comunicado que "los días de cerrar los ojos ante las acciones hostiles y beligerantes de Irán hacia Estados Unidos y la comunidad internacional han terminado". Flynn considera que, hasta ahora, las potencias han sido "demasiado tolerantes con el mal comportamiento" de Irán.

En este sentido, ha justificado los últimos castigos porque "el ritual de reunir de emergencia al Consejo de Seguridad de la ONU y emitir una declaración contundente no basta" para responder a la última prueba de misiles. La Administración Trump, ha añadido, "ya no tolerará las provocaciones".

Publicidad