Donald Trump, en rueda de prensa en la Casa Blanca

Publicidad

UN GOLPE SOBRE LA MESA MUNDIAL MÁS ALLÁ DEL CLIMA

¿Qué consecuencias globales tendrá la salida de EEUU del Acuerdo de París contra el cambio climático?

El presidente de EEUU ha renunciado a liderar la lucha global contra el cambio climático, una decisión que no destruirá el pacto, aunque si lo debilita. Pero sobre todo, supone un tirón más en la tensa cuerda que mantiene Donald Trump en sus relaciones internacionales. Resolvemos las seis preguntas clave sobre la repercusión que tendrá esta ruptura del acuerdo.

antena3.com/Agencias | Madrid
| 02.06.2017 12:05

1. ¿En qué consiste el Acuerdo de París?

Está destinado a sustituir en 2020 al Protocolo de Kioto y tiene como objetivo "mantener la temperatura media mundial por debajo de dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales".

No obstante, el texto recoge que los países se comprometen a llevar a cabo "todos los esfuerzos necesarios" para que no se rebasen los 1,5 grados y evitar así "los impactos más catastróficos del cambio climático".

Por primera vez, el Acuerdo de París había hecho coincidir a los países más contaminantes y a los más vulnerables. Para su efectividad era necesario la ratificación del mismo por parte de al menos 55 países representantes del 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

En este marco, EEUU se comprometió a reducir para 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 % respecto a los niveles de 2005.

2. ¿Por qué Donald Trump se ha salido del pacto?

Según su discurso del pasado jueves, este acuerdo "perjudica a EEUU" porque supone un "beneficio exclusivo a otros países y deja a los estadounidenses con los costes en términos de pérdida de empleo, salarios, fábricas y menos producción económica". Además, el magnate cree que este acuerdo solo supone una "reducción diminuta del calentamiento global".

EEUU se comprometió a reducir las emisiones entre un 26 y un 28 % respecto al nivel de 2005

No obstante, expresó su disposición a renegociar un acuerdo que sea realmente beneficioso para su país, "con cargas y responsabilidades compartidas por igual por todas las naciones". Las aspiraciones de Trump son poco viables porque el resto de países no están dispuestos a hacer un acuerdo "a la carta".

3. ¿Se mantendrá el acuerdo sin el respaldo de EEUU?

Los expertos coinciden en que el pacto firmado en París seguirá adelante sin la participación de Estados Unidos, que además no podrá hacer efectiva su retirada hasta noviembre de 2020. También el Secretariado de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático descartó cualquier renegociación de los términos a petición de una de las partes, porque lo firmaron 194 países y lo han ratificado ya 147.

"El gran perdedor en todo esto será Estados Unidos, porque será visto como mucho menos creíble en otras áreas de cooperación internacional", aseguró David Victor, profesor de política global y cambio climático en la Universidad de California en San Diego.

4. ¿Qué supone en las relaciones con el resto de potencias mundiales?

Para el experto Adil Najam, decano en la Escuela de Estudios Globales de la Universidad de Boston, con esta decisión "Trump ha anunciado que no quiere ser un líder". Aseguran que el presidente de EEUU se ha "apeado del tren", y puede suponer una voltereta en las posiciones de poder de todos los países.

Desde la elección de Trump y tras las tensas reuniones del G-7, en Bruselas han empezado a girar la mirada hacia China, el segundo país más contaminante del mundo -por detrás de Estados Unidos- y el más poblado. Y parece que Pekín está dispuesto a reforzar su compromiso y sus lazos con la UE. Esa sintonía quedará plasmada en una declaración conjunta que pretende impulsar significativamente las relaciones entre ambas potencias, obligadas a convertirse en aliados estratégicos en la transición a una economía baja en carbono que ambos defienden.

5. ¿Y en las relaciones del Gobierno Trump con las empresas estadounidenses?

Este golpe de mando supone una afrenta directa con sus multinacionales. Exxon Mobil, Chevron, BP, Peabody coal, eBay, HP, General Mills, Kellogg, Tesla, BlackRock y Google, entre otras, han intentado hasta el último minuto que Trump no saliera del Acuerdo de París. Los expertos coincidieron en que no hay ni una sola razón desde el punto de vista económico que justifique la decisión de Trump, máxime cuando el acuerdo es de cumplimiento voluntario y sus compromisos de reducción de emisiones no empiezan a contabilizarse hasta 2020.

Los inversores no van a poner su dinero en algo que puede no tener los retornos esperados

Tampoco parece que con esta decisión vaya a cumplir su objetivo de potenciar la industria del carbón, porque los inversores no van a poner su dinero en algo que puede no tener los retornos esperados durante los próximos 40 años, y más aún cuando haya otros presidentes que no apuesten por el carbón.

6. ¿Mejora o empeora la imagen de Trump en EEUU con esta decisión?

La frase "fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh (ciudad de EEUU famosa por su industria siderúrgica), y no a los de París" durante su discurso fue un mensaje directo a su electorado.

Trump pretende que su decisión se entienda como otra promesa electoral cumplida. Quiere transmitir que él protege a sus ciudadanos, pero no que da un 'portazo' a la lucha contra el medioambiente. Puede que entre su electorado sí refuerce su imagen pero no a nivel global en el país.

Los alcaldes y gobernadores de EEUU se rebelan contra esta decisión

De hecho, desde WWF aseguran que el 70% de los americanos está en contra de ignorar el cambio climático.

Además, el abandono del Acuerdo tampoco implica que no vaya a haber acción climática en Estados Unidos, donde 37 estados cuentan con regulación para promover las renovables, más de 400 ciudades tienen metas propias de reducción de gases y 40 de ellas se han comprometido a ser 100% renovables en 2035.

Tras el anuncio de Trump. alcaldes de las principales ciudades de EEUU, gobernadores y legisladores estatales anunciaron más planes para reducir emisiones de gases de efecto invernadero y apuestas por las energías limpias, a pesar de que el Gobierno de Trump no seguirá esa línea.

Publicidad