234.004333

Publicidad

Estados Unidos

Donald Trump se escondió en el búnker de la Casa Blanca durante los disturbios por la muerte de George Floyd

El Servicio Secreto, encargado de la seguridad de Donald Trump, protegió al presidente el pasado viernes en el búnker subterráneo de la Casa Blanca ante las violentas protestas que se sucedían en Washington.

La violencia racial tras la muerte de George Floyd prosiguió este domingo en las principales capitales de Estados Unidos mientras el presidente Donald Trump culpó de los disturbios a la extrema izquierda, que personificó en el movimiento Antifa.

Las protestas, que suelen arrancar con un ambiente pacífico, derivan luego en incidentes con las fuerzas de seguridad, pese a la declaración del toque de queda en al menos cuarenta ciudades del país y la activación de la Guardia Nacional en quince estados y en la ciudad de Washington, la capital.

Medios locales han informado de que ante las violentas protestas que sucedían en ese mismo lugar, el Servicio Secreto, encargado de la seguridad del presidente, protegió el pasado viernes en el búnker subterráneo de la Casa Blanca a Trump.

Según CNN, Trump estuvo en el búnker cerca de una hora antes de regresar al la zona de la Casa Blanca que le sirve de residencia, sin que se sepa si su esposa, Melania, y su hijo Barron le acompañaron.

Se da la circunstancia de que el sábado, Trump se refirió a esos disturbios en un tuit y las atribuyó a alborotadores "totalmente profesionales", como suele aludir a los miembros de la Antifa.

"Grupo terrorista"

"Los Estados Unidos de América designarán a ANTIFA como una organización terrorista", tuiteó este domingo Trump cuando miles de personas se preparaban ya para protestar de nuevo por la muerte del afroamericano Floyd el pasado lunes en Mineápolis (Minesota) cuando estaba siendo detenido por la policía.

Y es que una de las protestas más virulentas de la noche son las que han tenido lugar en Washington, que comenzaron frente a la Casa Blanca, donde los manifestantes prendieron hogueras, que derivaron luego en incendios y enfrentamientos con la policía en zonas aledañas

En Los Ángeles, ciudad que adelantó el toque de queda para evitar incidentes, al tiempo que tenían lugar marchas en protesta por la muerte de Floyd, había grupos organizados que se trasladaban en coche iniciando saqueos tras romper cristales de negocios.

Y en Mineápolis, donde se originaron estas protestas, las fuerzas de seguridad arrestaron este domingo a unos 150 manifestantes que desafiaron el toque de queda, en la primera noche sin violencia desde que estalló la revuelta racial.

Publicidad