18

Publicidad

En California

Disneyland se convertirá en un centro de vacunación contra el coronavirus

Tras el cierre del parque de atracciones en marzo a causa de la pandemia de coronavirus, las autoridades de Estados Unidos han anunciado que Disneylandia, situado en el estado de California, se convertirá en un centro de vacunación contra el coronavirus.

El parque de atracciones Disneyland, en California, Estados Unidos, ha permanecido cerrado al público desde el pasado mes de marzo como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Ahora, las autoridades estadounidenses han anunciado que el parque se convertirá en un centro de vacunación contra el coronavirus.

El Gobierno del condado de Orange ha señalado que las instalaciones serán el primer punto de vacunación y ha reiterado en la importancia que tiene que el parque de atracciones Disneylandia se convierta en un centro de vacunación "para hacer frente a una tarea monumental en el proceso de distribución de vacunas".

"Apreciamos realmente el apoyo de los Bomberos de Orange, nuestras ciudades y nuestros residentes mientras llevamos a cabo las vacunaciones en todo el condado", ha dicho el presidente en funciones del condado, Andrew Do, en un comunicado.

Los centros que se abrirán para suministrar vacunas a la población, como es el caso de Disneyland, serán conocidos como 'súper POD' y tendrán la capacidad para vacunar a miles de personas cada día. Las autoridades aseguran que estos centros sirven para aumentar la eficiencia de la campaña de vacunación.

"Me enorgullece que Disneylandia y la ciudad de Anaheim, ambos en mi cuarto distrito, sean el primer 'súper POD' en el condado de Orange", ha señalado el supervisor Doug Chafee. "Los residentes de mi distrito se han visto muy afectados por el coronavirus. Estos 'súper POD' son clave para detener este virus mortal", ha añadido.

Estados Unidos, ha registrado máximos históricos de contagios y fallecidos durante los últimos días, se sitúa ya como el país más afectado por la pandemia, con 22.618.066 contagios y 376.280 muertos desde el inicio, según datos recogidos por la Universidad Johns Hopkins.

Publicidad