Ollie Jones era un niño de cuatro años que murió a causa de la leucodistrofia. Una enfermedad de las denominadas raras, que afecta al afecta al cerebro, a la médula espinal y, en ocasiones, a los nervios periféricos.

Poco antes de morir, Ollie visitó Disneyland, donde se enamoró del personaje de spiderman, que se convirtió tras este viaje en su superhéroe favorito.

Es por eso, por lo que, su padre Lloyd solicitó a Disney poder poner en la tumba de su hijo la imagen del hombre araña. Pero la compañía más famosa del mundo de la animación denegó la petición, y no le cedió al padre los derechos de autor.

Y es que, Disney sigue una política en la que no quiere que sus personajes queden asociados con la muerte, a través de su grabado en tumbas, ataúdes o cualquier tipo de construcción funeraria.

Y, aunque la marca no le ha dado permiso a la familia para llevar a cabo esta iniciativa, lo que sí ha hecho es hacerle al niño con un cuadro pintado a mano, en el que aparece junto a su héroe su particular homenaje.

Pero esto parece no ser suficiente ni para la familia, ni para los usuarios de Twitter, que se han volcado a fin de que Disney revierta su decisión y permita a la familia poner la imagen de su héroe en la tumba del pequeño Olilie.

 

Las peticiones de los usuarios de esta red social han llegado incluso a Tom Holland. El actor que interpretó a Spiderman ha querido aportar su granito de arena firmando a favor de esta petición en el conocido portal change.org.