Publicidad

Internacional

Dinamarca aprueba una ley para enviar a los solicitantes de asilo fuera de la Unión Europea

El Gobierno danés aprueba la apertura de centros fuera de la Unión Europea para los inmigrantes y para los solicitantes de asilo.

Durante décadas, Dinamarca se ha caracterizado por su libertad de expresión y apoyo a la inmigración. Sin embargo, la política del país ha cambiado. El Gobierno socialdemócrata danés ha aprobado una polémica ley que permite enviar a solicitantes de asilo a lugares fuera de la Unión Europea, donde deberán de esperar a que su solicitud sea tramitada.

A la espera de la toma de decisiones por parte de Dinamarca, los demandantes de refugio permanecerán en centros de países que les permitan su entrada. El Ejecutivo danés ha iniciado su búsqueda para encontrar Estados que apoyen esta medida antinmigración, y que además estén dispuestos a acogerles en el caso de que Dinamarca rechace sus solicitudes. Todo ello, a cambio de una compensación económica.

La aprobación de la ley

La ley se ha aprobado en el Parlamento con la oposición de algunos partidos de izquierdas, pero con el apoyo de la extrema derecha y de la derecha danesa. Con un total de 70 votos a favor y 24 votos en contra, el Gobierno ha decidido poner en marcha esta disposición legal.

Según el proyecto ley, los demandantes de asilo en Dinamarca serán trasladados a centros fuera de la Unión Europea hasta nuevo aviso. Si no les conceden el derecho a asilo en el territorio danés, tendrán que volver a su país. Sin embargo, en el caso de que obtengan el estatuto de refugiado, tampoco podrán volver a Europa, pues simplemente contarán con el derecho de refugiado en este país.

El objetivo del Gobierno danés es alcanzar una cifra nula de refugiados para invertir el dinero ahorrado en el refuerzo del estado de bienestar. Dinamarca argumenta que los lugares de donde provenían los refugiados ya alcanzan los niveles de seguridad adecuados para poder regresar.

El adiós de la inmigración en Dinamarca

Durante los últimos años, la política danesa ha sufrido grandes cambios y esta decisión ha desatado grandes críticas.

De hecho, el Consejo Danés para los Refugiados (DRC) trató de frenar la ley. "No creemos que esta política represente un trato digno para ninguna persona, y mucho menos para personas necesitadas que han huido de los horrores de la guerra", sostuvo. No solo eso, sino que el endurecimiento de las políticas de inmigración danesas ha creado temor entre las personas de origen sirio que llevan viviendo en Dinamarca hasta hoy.

Publicidad