Imagen del asalto al capitolio

Publicidad

Estados Unidos

Dimite Steven Sund, responsable de seguridad del Capitolio, después de que los 'trumpistas' lo asaltaran

Los simpatizantes de Donald Trump consiguieron, el pasado miércoles, acceder al Congreso de Estados Unidos. Los expertos no se explican cómo pudo ocurrir ese fallo de seguridad, por eso, el responsable de seguridad ha tenido que presentar su dimisión.

El responsable de seguridad del Capitolio ha tenido que presentar su dimisión después de que los 'trumpistas' asaltaran el Capitolio el pasado miércoles, mientras se celebraba una reunión para ratificar al demócrata Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos.

Nadie, ni los expertos, se explican cómo pudo ocurrir tal fallo de seguridad, en día que había una convocatoria para manifestarse en contra de la ratificación de las elecciones.

Los asaltantes consiguieron entrar al Congreso estadounidense y sortear hasta tres controles de seguridad. El edificio se encontraba con un discreto despliegue policial que se vio desbordado ante la situación, donde centenares de 'trumpistas' lograron acceder.

Los agentes policiales carecen de equipo y respaldo, así lo han reconocido fuentes policiales al diario 'Wall Street Journal'. Ellos mismo subestimaron las amenazas de los seguidores de Trump y creyendo que no representaban ningún riesgo de seguridad significativo. No se imaginaban lo que podía suceder horas después.

Los policías aseguran que no querían provocar situaciones de tensión entre los ciudadanos como los sucesos ocurridos durante las protestas raciales del pasado verano.

El caos en el que se vio inmersa la capital estadounidense, Washington, ya está teniendo consecuencias. El jefe de la policía del Capitolio anuncia su dimisión para el próximo 16 de enero, cuatro días antes de que el Biden tome la posesión como el nuevo presidente del país. Pero no es la única dimisión que ha ocurrido a raíz de los asaltos al Capitolio, la secretaria de Transporte de Estados Unidos, Elaine Chao, también dimitió.

Una investidura sobre la que se trabaja por protocolo, desde hace más de un año, pero que desde ayer, supervisa detalladamente un equipo del entorno del demócrata Joe Biden.

El despliegue que habrá el próximo 20 de enero tomará como referencia la investidura de Barack Obama, que fue presidente desde el 2009 hasta el 2017 y contará con más agentes de la Guardia Nacional y de la policía, además de un discreto despliegue de agentes de inteligencia.

Publicidad