Sebastian Kurz

Dimite Sebastian Kurz, el canciller federal austríaco, tras haber sido acusado de corrupción

El canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, ha anunciado este sábado su dimisión en medio de un escándalo de corrupción que le salpica a él mismo y a su círculo más íntimo de colaboradores.

Dimite Sebastian Kurz, el canciller federal austríaco, tras haber sido acusado de corrupción

Publicidad

Sebastian Kurz, canciller federal de Austria al frente de un Gobierno de coalición conservador-ecologista desde enero de 2020, ha anunciado este sábado su decisión de dimitir. Este paso atrás lo ha dado en medio de un escándalo de corrupción que le salpica a él mismo, a su círculo más íntimo de colaboradores y a su gobernante partido popular ÖVP. No obstante, ha matizado que mantendrá sus aspiraciones políticas.

Le sigue al frente de la Cancillería federal el hasta ahora ministro de Exteriores, Alexander Schallenberg, mientras que el propio Kurz se traslada al cargo de portavoz parlamentario del ÖVP: "Quiero ceder el espacio para evitar el caos y garantizar la estabilidad. He propuesto al presidente federal (Alexander Van der Bellen) a Alexander Schallenberg como nuevo canciller federal"

Con este paso, el hasta ahora jefe del Ejecutivo pretende mantener la coalición de Gobierno con Los Verdes y evitar que se forme una alianza en contra del ÖVP, con los ecologistas y los opositores socialdemócratas, liberales y ultraderechistas.

Exigencia de Los Verdes

Los Verdes, socios de coalición de Kurz, habían exigido su dimisión para seguir en el Gobierno. "Nuestro socio de coalición ha decidido adoptar una postura clara en mi contra", ha afirmado Kurz sobe esta petición durante la rueda de prensa televisada.

Por ello considera que están en una situación de "callejón sin salida" pese a que "la pandemia no ha terminado aún, la crisis económica apenas acaba de empezar y sería irresponsable una deriva hacia el caos durante meses".

Las acusaciones

Kurz y otras nueve personas están acusadas de desviar fondos públicos a la empresa de prensa para impulsar sus aspiraciones políticas. En la última semana la Fiscalía ha registrado varias sedes oficiales.

No obstante, Kurz sigue defendiendo que estas acusaciones de la Fiscalía son "falsas".

Publicidad