Las inundaciones afectan al sureste del país desde hace más de diez días y hay diez regiones que se encuentran en alerta máxima por las inundaciones.

Alrededor de un millón y medio de personas han tenido que ser evacuadas durante la crecida de ríos importantes en el país.

Más de 34.000 hogares han sido destruidos por las fuertes riadas, y los daños superan los siete mil millones de euros.

Se pide precaución hasta que el temporal esté estabilizado.