Homicidio

Detienen a los padres adoptivos de una niña de 6 años acusados de asesinarla tras denunciar su desaparición

La Policía de Honolulu cree que mataron a la niña en agosto, pero no denunciaron su desaparición hasta un mes después.

Detienen a los padres adoptivos de una niña de 6 años acusados de asesinarla tras denunciar su desaparición

Publicidad

La policía de Honolulu (Hawái) ha detenido a los padres adoptivos de una niña de seis años acusados de su asesinato después de ser ellos mismos quien habían denunciado su desaparición, según anunciaron las fuerzas de seguridad en una rueda de prensa y publican varios medios como la CNN.

El arresto de los padres, Isaac y Lehua Kalua, se produjo el pasado miércoles y se les acusa de homicidio en segundo grado.

Fue el pasado 13 de septiembre cuando la pareja denunció la desaparición de la pequeña Ariel Kalua. La Policía comenzó su búsqueda sin éxito pero ahora que han detenido a los padres se cree que la niña murió un mes antes de que denunciaran su desaparición.

"Creemos que Ariel fue asesinada por sus padres adoptivos en agosto de 2021 y, aproximadamente cuatro semanas después, fue cuando recibimos el informe de su desaparición, ya en septiembre", aseguró Ben Moszkowicz, del Departamento de Policía de Honolulu, en la rueda de prensa.

El cuerpo de la niña continúa desaparecido

Según las autoridades, no se ha determinado todavía la causa de la muerte de la niña ni se han encontrado sus restos. De hecho, las autoridades la buscan por todo el país, pero creen que las pruebas encontradas apuntan a la culpabilidad de sus padres adoptivos "y de nadie más".

La niña fue adoptada el pasado mes de enero, según recoge la agencia AP, momento en el que empezó asistir a clase en el centro Waimanalo Elementary de Honolulu, pero meses después, en junio, sus padres la sacaron de dicha escuela y desde no había vuelto a ser escolarizada, según la policía.

Los agentes también señalaron que los padres adoptivos se mostraron en un principio muy "colaboradores, atentos y amables con la policía" pero, a medida que la investigación avanzada, su comportamiento se fue haciendo hosco y distante, hasta llegar a no responder las llamadas telefónicas de los investigadores.

Publicidad