Las fuerzas de seguridad argentinas han detenido a siete personas por su presunta vinculación con el tiroteo junto al Congreso en el que resultó herido grave el diputado Héctor Olivares y falleció el asesor Miguel Marcelo Yadón, aparente objetivo de un ataque que las autoridades atribuyen a motivos personales y no políticos.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, reconoció el jueves que el objetivo no era Olivares, como se sospechó en un primer momento, sino su acompañante, coordinador de Obras en Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal de la provincia de La Rioja.

"Creemos que tenemos a los asesinos", declaró la ministra, a pesar de que el Gobierno no ha querido revelar todos los detalles a la espera de que avancen las pesquisas.

Olivares y Yadón fueron interceptados cuando pasaban junto a un coche que les esperaba a escasos metros del Congreso. Bullrich confirmó que en el vehículo estaban "una persona mayor y un joven" que, tal como muestran las imágenes captadas por las cámaras de seguridad, disparan en un primer momento al asesor, "objetivo principal".

"Pudiendo haber disparado y asesinado a Olivares, no lo hacen. Queda tirado, sentado, los señores bajan del auto, ni lo miran y el auto se va", explicó la responsable de Seguridad en una comparecencia ante los medios.

La Policía detuvo el jueves a un familiar de Juan Jesús Fernández, dueño del vehículo del que se bajaron los atacantes, identificado como Rafael Cano. Fuentes policiales citadas por el diario 'La Nación' han confirmado este viernes tres arrestos más, entre ellos el del propio Fernández.

Fuentes judiciales del Gobierno han asegurado a 'Clarín' que la principal hipótesis que se baraja es una "venganza" de índole personal contra Yadón. Según este rotativo, la víctima habría tenido algún tipo de relación con la hija de Fernández, conocido por el alias de 'El Gitano'.

Uno de los detenidos este viernes en relación al tiroteo contra el diputado argentino Héctor Olivares y su acompañante es un español de 55 años, quien conducía el coche en el que encontraron a uno de los presuntos tiradores.