Los padres de una bebé de Iowa que ha fallecido tras sufrir muerte cerebral han decidido donar los órganos de la pequeña. En un vídeo publicado por la propia familia se puede ver el momento de despedida antes de que Coralynn Sobolik, de 22 meses, sea sometida a la cirugía para donar sus órganos.

La pequeña recibió un beso de despedida de su madre, Meagan Sobolik, de 29 años. En las imágenes se puede ver cómo médicos y enfermeras se alinean en los pasillos para honrar a Coralynn mientras cantan Amazing Grace.

Coralynn falleció por muerte cerebral después de una batalla de cinco días con un virus. Las complicaciones de la enfermedad provocaron que sufriera tres paros cardíacos antes de ser declarada la muerte cerebral. Con la donación de su corazón, hígado y riñones, la pequeña salvará a tres personas.

La madre no tuvo nada más que elogios para el personal del hospital que atendió a su hija. En una entrevista recogida por 'Daily Mail', asegura que les "trataron como si fueran nuestra familia". "Fue un momento tan emocionante y estoy tan emocionada que Coralynn logró tocar tantas vidas".

Meagan ha compartido el vídeo en su cuenta de Facebook, unas imágenes que hemos evitado difundir debido a la dureza de las mismas.

El corazón de Coralynn fue donado a un niño de un año, mientras que su hígado se dirigió a una niña de un año. Sus riñones fueron donados a una mujer de 41 años. "Yo animaría a todos a pensar acerca de la donación de órganos.Ya sea tu madre, tu hermano o tu pequeño, tienes la opción de dejar que su legado siga vivo", apunta la madre.

Cuando Coralynn enfermó el pasado 17 de abril, fue trasladada al hospital dos días después, donde los médicos descubrieron que tenía dificultades para respirar. Había contraído parainfluenza, un virus que causa problemas respiratorios.

En la página GoFundMe de Coralynn, Melissa Brevig, hermana de Meagan, ha contado la historia de la pequeña y pide recaudar dinero para su funeral.