La policía de Reggio Emilia, en el norte de Italia, ha detenido a 18 personas, entre ellas un alcalde y médicos sospechosos de haber manipulado psicológicamente a niños para distanciarlos de sus padres y "venderlos" a otras familias.

El caso, revelado el jueves por los medios italianos, y confirmado a la AFP por los agentes, involucra a personalidades políticas, médicos y psicoterapeutas de una asociación de bienestar social de Moncalieri, cerca de Turín.

El alcalde del municipio de Bibbiano, cerca de Reggio Emilia, también ha sido detenido y puesto bajo arresto domiciliario tras ser procesado por "violencia contra menores" e "intento de extorsión". Se sospecha que han participado en una gran organización destinada a manipular a los niños a través de sesiones de "lavado de cerebro", a veces utilizando electroshock.

La investigación comenzó en 2018 y se llamó 'Ángeles y demonios'. Se descubrió que estaban realizando una estafa destinada a "representar un modelo dedicado a la protección de los menores que fueron víctimas de abuso", cuando en realidad era un negocio ilícito en detrimento de los niños, según el diario La Repubblica.

Según la oficina del fiscal, el objetivo del grupo de personas procesadas era sacar a los niños de familias en situaciones sociales difíciles y venderlos por un precio a otros padres, según publica el periódico Il Corriere della Sera. Entre las estratagemas utilizadas se incluyen dibujos de niños falsificados a los que se añadieron connotaciones sexuales, así como los recuerdos falsos de abuso sexual generados a través de la estimulación eléctrica.

Los hechos se consideraron lo suficientemente graves como para que el jefe de gobierno Giuseppe Conte exprese su asombro: "Si se confirmaran, estas acusaciones serían aterradoras y abrumadoras", dijo el jueves desde Osaka, donde se celebra la cumbre del G20.