La pareja de ancianos, Hilda y Hugo, tuvieron que abandonar el apartamento donde vivían porque no podían seguir pagando el alquiler. Uno de los hijos de la pareja, que vivía con ellos, los llevó a un bar de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina. Una vez en el local, el hijo salió del lugar diciéndole a sus padres que volvería pronto, pero nunca regresó.

La pareja, de 92 y 86 años, fue abandonada en el bar, donde comieron y estuvieron varias horas hablando con las camareras mientras esperaban al hijo que nunca volvió a por ellos. Las trabajadoras, al ver que nadie iba a buscarlos, llamaron a la policía y en la comisaría pudieron contactar con Raúl, otro de sus hijos, que los fue a buscar y los alojó en su casa, informa 'La Nación'.

"Estamos muy bien, dormí mejor en esta cama que en la matrimonial, ¿por qué será?", dijo Hilda, la mujer, con algo de humor, después de haber pasado la noche en casa de su hijo Raúl. La pareja de ancianos se encuentra bien, pero su principal preocupación ahora es encontrar un lugar donde vivir y recuperar sus pertenencias.

"Imagínate el frío que está haciendo y somos grandecitos los dos. Me parece que es una falta de consideración no entregar las cosas a su dueño, sino todas, al menos lo más indispensable, que es un camisón, la ropa de abrigo", dijo Hilda entre lágrimas.

"Queremos poder volver a estar juntos bajo un mismo techo, como debe ser. Y pagar un alquiler. Yo no tengo propiedades, alquilaba ahí. No puedo ir a comprar una casa, es imposible, no tenemos con qué. Somos los dos jubilados y gastamos poquito, un poco en remedios, pero felizmente somos sanos los dos. Pero tenemos que subsistir", afirma la pareja.