Las fuerzas de seguridad de la ciudad alemana de Frankfurt han confirmado la desactivación con éxito este domingo de una bomba estadounidense de 500 kilos sin detonar, que impactó durante la Segunda Guerra Mundial, y que ha llevado a la evacuación de 16.500 personas, y el acordonamiento de la sede del Banco Central Europeo (BCE) y el zoológico de la ciudad.

"Ha ido todo perfecto", ha confirmado un portavoz del servicio de desactivación de explosivos. También se había dado orden de evacuación a varios hospitales, pacientes incluidos, antes de que comenzaran las tareas de desactivación.

El experto en municiones René Bennert ha explicado que el procedimiento ha consistido en la extracción remota del fusible que detonaría la bomba.

Los servicios de bomberos de Frankfurt están bien instruidos en operaciones de este tipo. En septiembre de 2017, 65.000 residentes tuvieron que ser evacuados para poder eliminar una bomba británica Blockbuster de 1,8 toneladas.