Golpe de Estado

Derrocan al presidente de Guinea-Conakry en un golpe de Estado

El teniente coronel Mamady Doumbouya, jefe de las Fuerzas Especiales, suspende la Constitución y disuelve el Gobierno tras una mañana de tiroteos en la capital por el golpe de estado.

El presidente de Guinea-Conakry, Alpha Condé en una imagen de archivo

Publicidad

La confusión se adueñó este domingo de Guinea-Conakry después de que el presidente Alpha Condé fuera detenido por militares, que declararon la disolución de la Constitución y del Gobierno en un golpe de Estado.

Alpha Condé, que gobernaba con firmeza desde 2010 este país de África occidental, fue detenido por miembros del Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército, aseguró el comandante de ese cuerpo de élite, coronel Mamady Doumbouya, identificado por medios locales como un exlegionario francés que retornó a Guinea en 2018.

El coronel anunció, en un vídeo difundido en redes sociales del que se hicieron eco los medios guineanos, que los militares acordaron "disolver la Constitución en vigor" y el Gobierno de esta nación que se independizó de Francia en 1958.

Cierre de fronteras

"Después de tomar al presidente, que actualmente está con nosotros, hemos decidido disolver el Gobierno, disolver la Constitución en vigor, disolver las instituciones y cerrar las fronteras terrestres y aéreas", afirmó Mamady Doumbouya. "Llamamos a nuestros hermanos de armas a la unidad, a fin de satisfacer las legítimas aspiraciones del pueblo de Guinea", subrayó el golpista.

Después, Mamady Doumbouya compareció en la televisión estatal, flanqueado por varios soldados y con la bandera nacional sobre los hombros, para informar de la creación del "Comité Nacional de Agrupación y Desarrollo", que busca "iniciar una consulta nacional para abrir una transición incluyente y pacífica".

Pobreza y corrupción

El coronel justificó el golpe de estado en Guinea-Conakry por "la falta de respeto a los principios democráticos, la politización excesiva de la administración pública, la mala gestión financiera, la pobreza endémica y la corrupción" que, a su juicio, imperan en el país.

En fotografías y vídeos difundidos por medios locales, Alpha Condé, de 83 años, apareció vestido con pantalón vaquero y camisa estampada, sentado en un sofá con rostro serio y rodeado de soldados armados con fusiles en lo que parece ser el palacio presidencial en Guinea-Conakry.

Publicidad