Una cirujana plástica de Atlanta se enfrenta a una serie de demandas legales después de que saliera a la luz un vídeo en el que aparecía cantando y bailando sobre sus pacientes durante las cirugías. Según publica Daily Mail, se han encontrado docenas de vídeos que muestran a la doctora Windell Boutte bailando en el quirófano.

"No se puede tratar a un paciente de una manera más indigna", lamenta Susan Witt, abogada de uno de los antiguos pacientes de Boutte, que se enfrenta a siete demandas por negligencia médica. Ojay Liburd, de 26 años, culpa además a la doctora de provocar a su madre un daño cerebral permanente.