Demolidos los dos pilares principales de lo que quedaba del puente de Génova, cuyo colapso causó 43 muertos en agosto de 2018. Han sido destruidas con explosivos para permitir la construcción de una nueva infraestructura.

La detonación de las 4.500 toneladas de concreto y acero de los enormes pilares se vinieron abajo en apenas 7 segundos. La destrucción requirió la evacuación de casi 4 mil residentes.

Los dos viceprimeros ministros italianos, Matteo Salvini y Luigi Di Maio han estado presentes en el sitio.