17.002500

Publicidad

Orgía

David Manzheley, el propietario del apartamento en el que se celebró la orgía gay en Bruselas acusa a sus competidores de un chivatazo

David Manzheley es el anfitrión del apartamento en el que se celebró la orgía en Bruselas por la que 25 hombres han sido sancionados por no respetar las restricciones contra el coronavirus. Entre los participantes en su fiesta estaba el eurodiputado húngaro homófobo József Szájer.

En resumen

  • El organizador de la orgía asegura que los participantes firmaron una declaración en la que afirmaban haber pasado el coronavirus y otras pruebas como el sida ya que "no estaban permitidos los condones"
  • David Manzheley dice que era la primera vez que József Szájer acudía a una de sus "fiestas"
  • El anfitrión asegura que este tipo de "fiestas" son muy "recurrentes" en Bruselas

David Manzheley es el propietario del apartamento de Bruselas en el que 25 hombres fueron sancionados por participar una orgía en la que no se respetaban las normas del coronavirus, el escándalo ha llegado al Parlamento Europeo ya que un eurodiputado húngaro, József Szájer, era uno de los participantes.

El propietario del apartamento asegura que era la primera vez que József Szájer acudía a una de sus "fiestas". El escándalo llevó a dimitir y pedir disculpas a Szájer, de 59 años, que además de miembro destacado del Fidesz del primer ministro, Viktor Orbán, y esposo de una jueza del Tribunal Constitucional de Hungría es también uno de los redactores de la Constitución húngara de 2011, que describe el matrimonio como el enlace entre un hombre y una mujer, con lo que veta las bodas homosexuales.

Manzheley explicó que este tipo de "fiestas" son muy recurrentes en Bruselas y que se organizan "a través de una aplicación para eventos de sexo en grupo". "Siempre viene gente de la comunidad diplomática de diferentes países cuyos gobiernos no les permiten ser libres", indicó el anfitrión, que señaló a sus "competidores" dentro del sector de organización de "eventos" parecidos como los responsables del 'chivatazo' en su opinión, para "atraer a más hombres a sus propias fiestas" en detrimento de las suyas.

Manzheley dijo que todos los asistentes tuvieron que firmar una declaración en la que aseguraban que ya habían pasado el coronavirus y se les requirió otras pruebas como la del sida ya que "los condones no estaban permitidos".

"Esta fiesta era pequeña, normalmente las hago de unas cien personas", pero no "durante las restricciones de la Covid-19", aseguró el propietario que calificó la orgía en cuestión de un "evento especial". El joven quiso denunciar que "la policía entró sin ningún papel", "mientras la gente estaba teniendo relaciones sexuales" además insistió mucho en la idea de que acudieron unos 15 agentes para los 25 participantes. Además asegura que las autoridades hicieron comentarios "homófobos."

Publicidad