El derrumbe de una grúa en Steattle, Washington, que estaba construyendo un edificio, deja cuatro muertos, dos de ellos eran trabajadores de la construcción que estaban realizando y los otros dos son dos conductores de vehículos que circulaban por debajo en el momento del derrumbe.