Guerra Rusia-Ucrania

Cruce de acusaciones entre Ucrania y Rusia por el ataque con proyectiles a la central nuclear de Zaporiyia

Rusia y Ucrania se acusan, mutuamente, de la decena de proyectiles que han caído en la central nuclear de Zaporiyia durante las últimas 24 horas. Según Moscú, no hay escape de radiación

Publicidad

Continúa el cruce de acusaciones de Rusia y Ucrania, ambos se recriminan el lanzamiento de misiles que han caído en la central nuclear de Zaporiyia durante las últimas 24 horas. La agencia nuclear rusa, Rosenergoatom, ha confirmado hasta el momento 15 impactos de artillería pesada en territorio de la central nuclear, uno de los cuales ha caído sobre la cubierta del Edificio Especial Número 2, donde se almacena combustible nuclear.

Por el momento el nivel de radiación continúa en parámetros normales. "Gracias a Dios hasta ahora no ha habido emisiones de radiación", ha indicado el responsable ruso.

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) también ha denunciado este domingo bombardeos con impactos muy cercanos a la central atómica de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, que considera "inaceptables", aunque de momento no han causado daños críticos para la seguridad de las instalaciones.

Expertos del OIEA presentes en las instalaciones informaron sobre más de una docena de explosiones seguidas en la mañana de este domingo e incluso pudieron observar algunos desde la ventana de su lugar de residencia. Algunos edificios, sistemas y equipamientos han sufrido daños, pero estos por el momento no son críticos para la seguridad nuclear, señala el OIEA.

Mientras continúa el cruce de acusaciones, las tropas rusas refuerzan sus posiciones para evitar el avance ucraniano. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, denuncia 400 ataques en un solo día en la zona de Lugansk y Donetsk.

El Ejército ruso ha comenzado a construir fortificaciones en toda la zona de "la operación militar especial", según informó el domingo el Ministerio de Defensa de Rusia en un comunicado. Esa estrategia defensiva incluye a Crimea, la región ocupada más afectada por la retirada rusa del norte de la vecina región de Jersón, ya que, si se lo propone, la artillería ucraniana podría alcanzar territorio peninsular.

Entretanto, las autoridades ucranianas intentan por todos los medios recibir de sus aliados occidentales garantías de seguridad. Ya que en su momento no aceptaron cerrar el espacio aéreo, ahora Kiev demanda ayuda para forjar una eficaz defensa antiaérea y antimisiles.

Publicidad