59.007667

Publicidad

NUEVAEEUU

Donald Trump considera a los indocumentados, trabajadores del campo, más esenciales que nunca por el coronavirus

A Donald Trump, como ha pasado en otros países, le está pasando factura su gestión frente a la pandemia del coronavirus. Ya son más de 22.000 los muertos por COVID-19 en EE.UU.

Las críticas arrecian contra el presidente de EE.UU por no haber tomado medidas antes contra el coronavirus. Ya son 22.000 las personas que han muerto por coronavirus, de ellos 10.000 solo en el estado de Nueva York, y el comité de expertos que asesora a Donald Trump asegura que se hubieran salvado más vidas si se hubieran tomado medidas entes contra el COVID-19.

Anthony Fauci, el epidemiólogo que asesora al presidente y a la Casa Blanca, asegura que no le tienen en cuenta y ahora es Donald Trump quien a través de su cuenta de Twitter propaga el mensaje de que su asesor debe ser despedido.

El mandatario retuiteó a un conservador que pidió que se despidiera al Dr. Fauci, quien en una entrevista en CNN dijo que pudo haber hecho más para prevenir la propagación del COVID-19.

“Quiero decir, obviamente, podría decirse lógicamente que si tuvieras un proceso en curso y comenzaras la mitigación antes, podrías haber salvado vidas”, dijo Fauci.

El experto se refiere a que la emergencia nacional pudo comenzar antes para implementar el distanciamiento social.

La republicana DeAnna Lorraine consideró que era tiempo de “despedir a Fauci”, afirmando que el experto dijo a finales de febreroque “no había mucho de qué preocuparse”.

El presidente respondió afirmando que “todo estaba grabado” y que él había “prohibido” los viajes desde China antes de que “cualquiera hablara”.

No queda claro si el presidente despedirá al Dr. Fauci, muy respetado por la comunidad médica, quien ha logrado un gran impacto en medios de comunicación por enviar mensajes claros sobre la pandemia y el peligro de adelantarse a romper la cuarentena.

Esta disputa llega por primera vez en la presidencia de Trump en la que se deja de buscar activamente, a menos que cometan actos criminales, la deportación de inmigrantes indocumentados, especialmente trabajadores en el campo, que de repente se convierten en más esenciales que nunca.

Publicidad