COVID-19

Conmoción en Austria tras el suicidio de una doctora que era amenazada de muerte por defender la vacunación contra el coronavirus

Austria está en shock tras conocerse el suicidio de una médica que fue ferozmente acosada por los antivacunas. Ella, que tenía tan solo 36 años, siempre defendió vacunarse contra la COVID y recibió amenazas de muerte.

Imagen de una profesional sanitaria

Imagen de una profesional sanitaria Getty

Publicidad

El luto es ahora mismo el sentimiento que prevalece en toda Austria tras conocerse el suicidio de una doctora que había sido objeto de acoso y amenazas de muerte durante siete meses. Lisa-Maria Kellermayr tenía tan solo 36 años y había defendido siempre la vacunación contra el coronavirus, lo que desató una ola de odio por parte de numerosos antivacunas que la acosaban y la llegaron a amenazar de muerte por su postura en repetidas ocasiones, algo que se hizo insostenible para ella.

Fue encontrada muerta en su consulta, donde había dejado tres notas de suicidio, que las autoridades aún han decidido mantener ocultas y sin desvelar lo que había escrito, al menos hasta que se esclarezcan más circunstancias de la tragedia. El presidente del país, Alexander Van der Bellen, ha solicitado que se ponga final a la ola de "intimidación y alarmismo" contra la mayoría de profesionales sanitarios que sufren todo esto desde el inicio de la pandemia, algo que se incrementa cada vez de forma más exponencial.

Miles de ciudadanos han hecho manifestaciones a lo largo de todo el país para mostrar su apoyo a la doctora, que se ha convertido en uno de los símbolos de la medicina en Austria, y de la lucha por combatir el acoso que sufren los médicos a lo largo de todo el mundo. Ello también ha mostrado un sentimiento de compasión hacia la salud mental, muy especialmente la de los profesionales sanitarios, que han tenido que lidiar con una situación personal y profesional muy complicada desde que comenzara la pandemia.

Austria se prepara para endurecer los protocolos

La ministra para la Unión Europea y Asuntos Constitucionales, Karoline Edtstadler, se ha pronunciado sobre este trágico suceso, asegurando que se va a plantear la creación de una fiscalía especializada en el enjuiciamiento del odio en línea, que fue lo más destructivo para esta doctora que se quitó la vida, y que también empieza a contribuir a que los acosadores logren salirse con la suya preservando el anonimato, lo cual hace que las víctimas queden más expuestas de cara a sus verdugos.

El acoso online se ha hecho cada vez más frecuente, y es muy destructivo para la salud mental, lo cual ha llevado al borde del colapso a muchas personas, especialmente a las personas más jóvenes, que ahora se relacionan más frecuentemente vía online por las redes sociales. También para personas expuestas públicamente, como ha sido el caso de esta doctora, que debió soportar la presión de defender la vacunación, frente a aquellos que le hicieron la vida imposible hasta hacer que ya no pudiera soportar más la situación.

Publicidad