Un estadounidense ha sido condenado a muerte este jueves por torturar a muerte al hijo de 8 años de su novia, que fue golpeado, obligado a pasar hambre y a dormir en un armario hasta su muerte en 2013. Además, Pearl Fernández, la madre del menor de 34 años, ha sido condenada a cadena perpetua, en cuya sentencia el juez de la Corte Superior de Los Ángeles calificó sus acciones de "malvadas".

La pareja fue arrestada en 2013 después de que agentes de los servicios de emergencia acudieran a su casa en Palmdale, a una hora y media al noreste de Los Ángeles, donde encontraron a Gabriel inconsciente, con el cráneo fracturado, las costillas rotas y pequeñas bolas de pistola alojadas en su entrepierna. Murió dos días después.

Los fiscales dijeron durante el juicio de Isauro Aguirre, el padrastro del niño, que el hombre de 37 años torturó al niño porque creía que era gay, y forzó a Gabriel a comer heces y a dormir atado y amordazado en un armario.

El caso desencadenó múltiples reformas de bienestar infantil en Los Ángeles y se procesó a varios trabajadores sociales que dejaron la custodia de Gabriel a su madre a pesar de varias investigaciones sospechosas de abuso infantil.