Un hombre ha sido condenado a 14 años de prisión por violar a una niña a la que había adoptado. El acusado, de 68 años, nacido en Santa Rosa (Paraguay) y ahora residente en Posadas (Argentina), reconoció ante la Justicia el daño que le causó a su hija adoptiva durante cuatro años.

Según publica el diario El Clarín, la pequeña tenía 8 años cuando comenzó a sufrir los abusos de su padre adoptivo. Su madre la había abandonado y no tenía nadie que la cuidase, fue entonces cuando el acusado decidió adoptarla. Sus vecinos creyeron que el hombre tuvo un gesto admirable, pero desconocían sus verdaderos planes: tener a la niña como una esclava sexual.

La niña sufrió estos abusos durante cuatro años, tiempo en el que la menor fue sometida en principio a manoseos que acabaron siendo reiteradas violaciones violentas. Al no poder soportarlo más, la pequeña huyó de casa de su padre y fue a casa de su tía, en localidad de Garupá.

Con apenas 12 años, la niña presentó una denuncia contra su padre por violencia de género en Comisaría de la Mujer de aquella ciudad. Tras interponen la denuncia, le realizaron pruebas en el hospital, que evidenciaron que había sido víctima de continuas violaciones: sus genitales presentaban desgarros compatibles con abusos.

Según informa el periódico local Primera Edición, la niña relató los años de sufrimiento que había vivido. Llegó a describir algunas de las frases que le dijo su padre adoptivo: "Prepárate para esta noche, para eso te crié, te entrené para esto".

El pasado 27 de mayo se dictó sentencia en los Tribunales de Posadas. El acusado, de 68 años, reconoció ante los jueces los hechos y fue condenado a 14 años de prisión por los delitos de "abuso sexual simple, varios hechos en concurso real, abuso sexual con acceso carnal, también en varios hechos, agravado por la edad de la menor y por la situación de guarda y convivencia".