Un joven de 17 años se ha declarado culpable de matar con una tubería de metal a su hermanastra de 10 años en Thornton (Colorado) en 2017. Aidan Zellmer ha sido condenado a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional por el asesinato de Kiaya Campbell.

Aidan tenía 15 años en el momento del crimen, según publica la cadena estadounidense Fox. Se declaró culpable el mes pasado por el asesinato y el pasado lunes dictaron sentencia: cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de 40 años.

El joven estaba con su hermanastra la noche en que ésta desapareció en junio de 2017. Aidan contó que la perdió de vista durante una tormenta, por lo que se iniciaron las labores de búsqueda. El cuerpo de Kiaya fue finalmente encontrado al día siguiente en una zanja de drenaje detrás de las casas. La oficina del forense del condado descubrió que había sido golpeada hasta la muerte.

"Quería hacer esto... Sus acciones ciertamente dictan que él tenía la intención de matarla y le costó un gran esfuerzo hacerlo. Y luego intentó ocultarlo, no solo para esconder el cuerpo sino para desorientar. Indudablemente su cerebro estaba desarrollado y sabía lo que estaba haciendo", afirmó el fiscal de distrito del condado de Adams, Dave Young.

Como parte de su acuerdo de declaración de culpabilidad, ingresará en un centro de detención para menores hasta que cumpla 18 años y continuará su condena en prisión después de eso.

Su familia tiene la esperanza de que participe en un programa de delincuentes juveniles para menores de edad juzgados como adultos con sentencias largas. Eso podría reducir la posibilidad para libertad condicional de 40 años a 30 años.