Asesinato

Condenada a cadena perpetua una mujer que torturó y asesinó a su hijastro de 6 años

La madrastra del pequeño ha sido condenada por asesinato, mientas que el padre ha sido declarado culpable por homicidio involuntario.

Condenan a cadena perpetua a una mujer que torturó y asesinó a su hijastro de 6 años

Pixabay Condenan a cadena perpetua a una mujer que torturó y asesinó a su hijastro de 6 años

Publicidad

Una mujer ha sido condenada a cadena perpetua por el asesinato de su hijastro, Arthur, de 6 años, en Reino Unido. Tanto ella como su pareja y padre del menor estaban acusados por la muerte del pequeño pero se enfrentaban a diferentes cargos. El hombre ha sido absuelto del delito de asesinato, pero sí ha sido condenado por homicidio involuntario.

La mujer ha sido condenada por torturar y golpear al niño. Además, también le hacía pasar hambre. El juez recoge que ambos adultos daban al pequeño platos cargados de sal y lo dejaban solo durante más de 14 horas al día en un régimen deplorable durante los últimos meses de la vida del menor, así como a castigos denigrantes.

Además, según señala 'Daily Mail', la mujer no mostró arrepentimiento en ningún momento del juicio. Confirmada la pena, tendrá que pasar un mínimo de 29 años en prisión y tras ese tiempo se revisará la condena para determinar si puede salir en libertad condicional.

Era el padre quien tenía la custodia del menor después de que su madre fuera declarada culpable por otro asesinato en el año 2019. Sin embargo, el padre ha sido condenado por homicidio involuntario, lo que supone una pena de 21 años en la cárcel. La pareja intercambió mensajes en términos despectivos hacia el niño.

El menor pidió ayuda

Debido a las continuas vejaciones que sufría, el menor de 6 años suplicaba ayuda a sus tíos paternos y a su 'niñera'. Según la autopsia, Arthur falleció debido a un traumatismo craneal causado por el golpe de un adulto y también tenía diversos moratones por todo su cuerpo. El pequeño sufrió un paro cardíaco y, tras ser reanimado, acabó falleciendo en el Hospital de Niños de Birmingham debido a la gravedad de las heridas.

Fue la abuela paterna quien dio parte a los servicios sociales y a la Policía. El caso ha conmocionado e indignado a la sociedad inglesa. El primer ministro, Boris Johnson, ha asegurado que "ningún niño debería sufrir nunca" como lo hizo Arthur y ha asegurado que se va a investigar para determinar qué mecanismos fallaron.

Publicidad