POR EL TIROTEO QUE LLEVÓ A SU DETENCIÓN

Abdeslam se niega a declarar ante el tribunal que lo juzga: "Mi silencio no me hace culpable ni criminal, es mi defensa"

El terrorista ha llegado al Tribunal de Justicia de Bruselas poco después de las 8.20 horas en furgón policial fuertemente escoltado, desde la prisión gala de Fleury-Mérogis, en el sur de París, desde donde ha sido trasladado esta madrugada. Salah Abdeslam es el único terrorista que sobrevivió a los atentados de París del 13 de noviembre en 2015.

Publicidad

Salah Abdeslam en el juicio
Salah Abdeslam en el juicio | EFE

Salah Abdeslam, el único terrorista que sobrevivió a los atentados de París del 13 de noviembre en 2015 que costaron la vida a 130 personas, ha decidido no responder a ninguna pregunta de los magistrados en el arranque del juicio, este lunes en Bruselas, por su participación en un tiroteo contra la Policía belga, días antes de los atentados del 22 de marzo de 2016 en la capital belga.

"No deseo responder a ninguna pregunta (...). Se me acusa, aquí estoy. Mi silencio no me hace culpable ni criminal, es mi defensa", dijo el presunto yihadista, de 28 años, que llegó al Palacio de Justicia custodiado por policías luciendo media melena y barba.

El acusado dijo constatar que "los musulmanes son juzgados y tratados de la peor manera, sin piedad" y se encomendó a Alá ante el tribunal. "No tengo miedo de usted, ni de sus aliados. Tengo confianza en Alá", dijo Abdeslam, quien rechazó contestar a las preguntas del tribunal,

El terrorista, que ha guardado silencio en todos los interrogatorios desde su extradición a Francia, donde permanecía detenido desde abril de 2016, está acusado en Bélgica de intento de asesinato de varios policías y tenencia de armas prohibidas, incluidos dos fusiles de asalto, en el contexto de una acción terrorista, por un tiroteo en el distrito de Forest (Bruselas) el 15 de marzo de 2016.

Aunque logró escapar de ese operativo fue detenido tres días después.

Junto a Abdeslam, que no ha querido estar presente durante la lectura de los cargos en su contra, también ha comparecido ante el tribunal uno de sus presuntos cómplices, Sofien Ayari.

La Fiscalía belga pide 20 años de cárcel para Abdeslam

La Fiscalía belga solicitó 20 años de prisión, con 13 de cumplimiento obligado, para Salah Abdeslam. El Ministerio Público acusa a Abdeslam y a su cómplice de intento de asesinato terrorista, que prevé penas de hasta 20 años de prisión. A partir de huellas digitales y restos de ADN, la fiscal Kathleen Grosjean dio por establecido que Abdeslam y Ayari eran los otros dos ocupantes de la vivienda de la rue du Dries desde donde se dispararon 21 balas contra la Policía.

"Es un milagro que no haya habido muertos", dijo Grosjean, quien recordó que el tiroteo se produjo en un edificio habitado. La fiscal explicó que, durante el asalto, Belkaid se quedó en el piso disparando contra los agentes para morir como "mártir", mientras Abdeslam y Ayari escaparon por detrás con "un arma, dos cargadores, un teléfono con las coordenadas de los otros miembros del grupo con la intención de salvar el pellejo y continuar con su combate".

Belkaid fue abatido por un francotirador y en el interior de la vivienda se encontró un segundo fusil de asalto, además del que se llevaron los prófugos, así como una bandera del grupo terrorista del Estado Islámico y "libros religiosos radicales". Los terroristas estaban escondidos en un "apartamento conspirativo" desde donde pretendían "desestabilizar el país", y utilizaron las dos armas en su intento de escapar de la policía.

El Ministerio Público sostiene que no es posible que una misma persona sujetara y disparase simultáneamente ambas "armas de guerra" ni que una sola persona tuviera tiempo para ir cambiando de fusil. En su opinión, el segundo tirador fue Ayari y no Abdeslam, pues se encontraron restos de su ADN en el gatillo y en los cargadores, si bien es imposible establecerlo con certeza.

"En el plano jurídico no tienen ninguna importancia" porque se considera a ambos "coautores" del tiroteo, agregó la fiscal, quien subrayó que los acusados no han mostrado remordimientos. Ayari, por su parte, señaló que se encontraron sus restos genéticos en el arma porque la había tocado antes del tiroteo. Abdeslam, entonces el hombre más buscado de Europa, logró escapar de la Policía en aquel tiroteo, pero fue detenido tres días después.

Cuatro días más tarde, otros cuatro miembros de la misma célula terrorista mataron a 32 personas en dos atentados suicidas casi simultáneos contra el metro y el aeropuerto de Bruselas. En esos ataques participó Mohamed Abrini un cuarto terrorista conocido como "el hombre del sombrero", por su atuendo durante los atentados, amigo de la infancia de Abdeslam. Abrini fue detenido en abril de 2016 y desde entonces permanece encarcelado en Bélgica a la espera de juicio. EFE

Publicidad