Una escuela de primaria de Wicklow, en Irlanda, dejará que los chicos lleven falda y las chicas pantalón después de cambiar hacia una política de género neutro.

El presidente de la junta directiva de la escuela, Tom Sherlock, dijo que espera que el nuevo cambio ayude a que cada alumno vista en consonancia con el género con el que se identifique.

También quitarán las señales que diferencian los sexos a la hora de ir al baño, lo que dará resultados a servicios unisex para que los estudiantes se sientan cómodos.

El presidente comentó que todo comenzó "cuando cuatro niñas del último curso se acercaron a la directora porque les preocupaba que un niño se sintiera incómodo con la política de vestimenta", según cuenta a 'the Independent'. La directora propuso a las alumnas que desarrollaran la idea. Por lo que la escuela envió la propuesta a los padres y no recibieron ninguna respuesta negativa.