Francia

Clamor en Francia por la reforma de las pensiones que prepara el Gobierno de Macron

Cientos de miles de personas han salido a las calles para protestar por la reforma del Gobierno francés, que incrementará en dos años la edad de jubilación.

Publicidad

Este jueves, las calles de muchas ciudades francesas están llenas de manifestantes que claman contra la intención del Gobierno de Emmanuel Macron de retrasar la edad de jubilación dos años, pasando así de los 62 a los 64 años. La medida no ha sentado muy bien en Francia y cientos de miles de personas han salido a las calles de localidades como Marsella, Rennes o Toulouse.

Clamor en Francia por las reformas de las pensiones

La medida todavía no se ha aplicado y, por el momento, Francia continúa teniendo la edad de jubilación a los 62 años, siendo la más baja de toda Europa. En París tampoco ha gustado esta idea y decenas de miles de parisinos también han salido a manifestarse en contra de esa reforma de las pensiones.

Los manifestantes la tildan de "injusta" y de "brutal". Entre ellos hay varios grupos de radicales que, a lo largo de la jornada de protesta, han provocado el aumento de las tensiones. Por ello, las autoridades han desplegado un importante dispositivo policial y se han producido varias detenciones.

Esta medida, además, ha generado algo que hacía muchos años que no se daba en Francia: todos los sindicatos están de acuerdo y unidos en la lucha contra la intención de Macron. Es más, ya han prometido un duro pulso a un Gobierno francés que confía sacar adelante esta medida, pero que se prepara para afrontar un intenso conflicto social en las próximas semanas

Macron ve necesaria la reforma

.

Macron ha justificado la reforma asegurando que Francia va "con retraso" en esta materia. El Consejo de Ministros francés tiene previsto aprobar la próxima semana el proyecto, pero Macron ha avanzado que todas las partes podrán expresarse y tratar de "enriquecer" el texto en la posterior fase de debate.

El mandatario ha puntualizado que "salvar" el sistema de pensiones implica una reforma importante, teniendo en cuenta la "solidaridad" intergeneracional y que, año tras año, hay menos trabajadores en activo para compensar el cada vez mayor número de pensionistas.

Así, Macron deberá enfrentarse de nuevo a las masas de manifestantes, como ya ocurriese, hace unos meses, por los precios y el suministro de carburantes, cuyas huelgas hicieron tambalear su mandato.

Publicidad